Itinerario semanal del tren del mame – 29

El Tren del Mame

Vida de telenovela: los desaires domésticos en protocolos de estado y mas de lo mismo.

La indignación crecía rápidamente porque Peña Nieto no regresó a México a partir de la fuga del chapo. Los mas exigentes, son quienes conciben la figura presidencial como un tutor; un padre que tiene que asistir corriendo cuando el niño se cae. Ante cualquier falla, no se duda en salir con antorchas encendidas -figuradas, claro- lapidando todo intento de disculpa y señalando sin temor el error. Pareciera que nadie sabe exactamente qué tiene que hacer el presidente de un país, pero hay completa seguridad que todo lo malo que sucede es por su culpa. Y que si no pasa nada bueno, es porque no trabaja.

El descontento hoy se manifiesta con la idea colectiva de que mientras en el país todo arde, el presidente y su esposa andan por allá protagonizando su telenovela de estado.

Telenovela que sin mas elementos que un “desaire” público, hace que la población que enardecida exigía hace unos días su regreso, estén mas que intrigados con la evidente (?) crisis conyugal del presidente y su esposa. Lo importante dejó de ser importante: la fuga, los desaparecidos, el IMSS, el conflicto de interés en muchas de sus operaciones (algunas presumiblemente fuera de la ley o por tecnisismos rayando en lo legal que no en lo ético) y demás situaciones por las que hasta hace unos días se exigía su cabeza.

Ahora, lo que verdaderamente importa es que no se agarran de la manita…

 

Peña-Nieto-desaire

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *